¿Cómo mejorar nuestro acento?

¡Hola a todos! ¿Cómo va la semana?

Ayer me topé con un artículo que se publicó en el The New York Times: Everyone has an accent/Todos tienen un acentoMe pareció que era un tema muy interesante, ya que sé de primera mano que es una de las preocupaciones más comunes cuando aprendemos un idioma extranjero.

Incluso aquellos estudiantes que ya tienen un nivel avanzado todavía sudan tinta cada vez que tienen que hablar en un idioma extranjero porque se sienten avergonzados por su acento, es decir, por la manera en la que suenan cuando hablan ese idioma.

Hablar con acento en un idioma extranjero.

¿Es malo hablar con acento?

No, para nada. Todos tenemos un acento. Sí, incluso en nuestra lengua materna. Tener un acento no es nada malo, de hecho, es simplemente una característica propia de cualquier hablante. Tener un acento en un idioma extranjero, sin embargo, resultará problemático si hace que nuestros interlocutores no nos puedan entender correctamente y, en consecuencia, la comunicación se vea afectada.

¿No tengo un buen nivel si hablo con acento?

Personalmente, considero que intentar mejorar nuestro acento en una lengua extranjera nos ayudará a que nos entiendan mejor; sin embargo, no comparto la idea de que el acento sea un factor crucial a la hora de determinar la destreza en un idioma extranjero. Para mí es mucho más importante tener un vocabulario amplio y variado, conocer y utilizar correctamente las frases hechas, estar al tanto de las variedades dialectales y saber diferenciarlas, etc. Aun así, si sigues preocupado por tu acento, te doy algunos trucos para mejorarlo.

1. Escuchar y repetir

Sí, parece obvio, pero, ¿cuántas veces lo haces? Es muy importante que intentemos escuchar el idioma que estudiamos tanto como sea posible, ya que cuantos más estímulos tengamos, más facilidad tendremos a la hora de avanzar en nuestro aprendizaje. Sin embargo, escuchar es solo la primera parte, repetir es la segunda. Como ya os comenté en ¿Cómo leer en otros idiomas? (II) hay muchos sitios en los que podéis escuchar textos leídos por hablantes nativos que os ayudará en vuestra comprensión. Ahora iremos un paso más allá. ¿Cómo debemos repetir? Debemos hacerlo como si fuéramos niños pequeños, es decir, sin necesidad de hacerlo bien a la primera, pero sin perder la constancia.

Lo que yo suelo hacer es coger un texto que tenga la opción de ser escuchado, ya que así puedo leer el texto a la vez que lo escucho. En primer lugar, escucho el texto varias veces y me fijo en los detalles: ¿qué palabras se pronuncian con más intensidad?, ¿qué ritmo tiene el idioma?, ¿qué sonido me parecen más difíciles?. Una vez tengo estas preguntas contestadas, intento repetir poco a poco, es decir, primero leo una frase, luego leo dos y así sucesivamente.

Si escuchar un texto te parece poco natural, ya que no sonamos igual cuando hablamos que cuando leemos, siempre puedes optar por escuchar vídeos o escuchar la radio, pero si te encuentras en un nivel básico, creo que lo más beneficioso será que optes por textos, ya que siempre tendrás la versión escrita. Pronto os traeré más recursos a todos aquellos que queráis saber más sobre cómo escuchar en un idioma extranjero.

2. Grábate con frecuencia

Igual que un cantante necesita escucharse a sí mismo para mejorar su técnica, tú también debes hacerlo si quieres mejorar tu acento. Intenta grabarte no solo leyendo textos, sino también hablando de manera espontánea. ¿No sabes de qué hablar? Esto tiene fácil solución.

  • Random Questions: Conversations starters.com: Sí, en Internet hay de todo. Gracias a este sitio no tendrás que pensar durante horas para encontrar un tema sobre el que hablar. Simplemente tienes que darle al botón y la página te hará una pregunta directamente. Aunque esté en inglés, simplemente responde a la pregunta en la lengua que estés aprendiendo.

Cuando ya tengas decidido el tema, simplemente grábate y empieza a hablar. Una vez tengas el audio, escúchate e intenta ver qué aspectos puedes mejorar. No seas duro contigo mismo, ya que mejorar un acento es algo que lleva mucho tiempo. Si puedes, intenta que algún nativo escuche tu grabación y pídele que te diga qué sonidos o palabras son las que más te delatan como hablante no nativo.

3. Habla sin miedo

Y como último consejo, pero no por ello menos importante: habla sin miedo. La mejor manera de mejorar nuestro acento es hablando. De nada sirve que dediquemos horas y horas a escuchar textos o a grabarnos sin parar si al final no ponemos nuestros conocimientos en práctica. Intenta relacionarte con hablantes nativos del idioma que estás aprendiendo y esfuérzate por hablar con ellos. A medida que hagas un uso más frecuente del idioma, te darás cuenta de que progresivamente tu acento va mejorando y que los sonidos que antes no podías producir ya no te parecen tan extraños.

Siempre que hables con hablantes nativos, fíjate en como hablan e intenta imitar su pronunciación. Escucha el ritmo que producen cada vez que dicen una frase y apréndetelo como si fuera una canción. Y, sobre todo, no te olvides de disfrutar de todo este proceso. No te desanimes si al principio no te sale bien o si tienes dificultades para hacerte entender, lo más importante es que seas constante y que no desistas, ya que tarde o temprano verás resultados.

Espero que os haya gustado esta entrada y que los consejos que he compartido os puedan ayudar en vuestro aprendizaje. Muy pronto empezaré con la nueva serie ¿Cómo escuchar en un idioma extranjero? donde os daré recursos para mejorar vuestra comprensión oral en un idioma extranjero. ¡Nos leemos muy pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *