¿Cómo leer en otros idiomas? (III)

¿Cómo leer en otros idiomas? (III)

¡Hola a todos! Espero que hayáis tenido un buen fin de semana y que estéis preparados para otra semana en la que seguiremos dando algunos consejos para mejorar vuestro aprendizaje de idiomas.

Como podéis leer en el título, hoy escribiré la tercera parte dedicada a la lectura en lenguas extranjeras. Os hablaré de un recurso que he descubierto hace poco, pero que recomiendo sobre todo a aquellos que todavía estéis en un nivel inicial del idioma. Hoy hablaré sobre los libros bilingües: libros que están escritos en dos idiomas.

¿Y por qué son útiles estos libros?

Es cierto que algunos políglotas como Luca Lampariello recomiendan la traducción como uno de los métodos para aprender un nuevo idioma y es por por lo que los libros bilingües pueden ser de gran utilidad. Sin embargo, considero que no solo son beneficiosos por este aspecto, sino por la facilidad con la que uno puede comparar como funciona cada idioma y como difieren entre sí.

¿Qué quieres decir con “comparar como funciona cada idioma”?

Buena pregunta. Los idiomas son como un rompecabezas, es decir, cuando empiezas a aprender uno nuevo, todas las piezas están boca abajo y nosotros debemos ir dándoles la vuelta poco a poco.

Una vez tenemos todas las piezas boca arriba, empezamos a mirarlas e intentamos buscar aquellas que podrían ir juntas. Quizás las agrupamos según la forma o el color. No obstante, ya sabéis que las piezas de un rompecabezas tienen que encajar sin dificultad, es decir, si tienes que hacer fuerza para unirlas significa que algo no va bien. Lo mismo pasa con los idiomas.

Posiblemente hemos aprendido bastante vocabulario, dominamos algunos verbos e incluso sabemos alguna que otra conjunción. Aun así, todavía nos cuesta formar frases que tengan sentido o que suenen naturales. Y aquí es donde entran en juego los libros bilingües. ¿Os acordáis de los puzzles?

Siempre que hacemos un rompecabezas tenemos una imagen que nos guía, la cual nos permite saber cuál es el resultado final de nuestro puzzle. Pues la misma función pueden hacer estos libros: tenemos historias escritas en nuestra lengua materna (siempre que sea posible) o en un idioma que ya hablamos bien y luego tenemos la traducción en el idioma que aprendemos, la cual nos permite observar cómo se construyen las frases y como se conectan entre sí.

Como ya sabéis, no todos los idiomas funcionan igual. Si bien es cierto que entre lenguas que pertenecen a la misma familia es fácil encontrar semejanzas, nunca podemos hacer una traducción literal de un idioma a otro.

Lo mejor que podemos hacer es intentar leer  la historia en la lengua que aprendemos e intentar descifrar cuáles son esas palabras o estructuras que desconocemos. Después, con ayuda del contexto y de un diccionario, intentaremos descubrir qué pueden significar. La última opción será mirar directamente la traducción que nos proporcionen, ya que entonces no estaremos haciendo ningún tipo de esfuerzo.

El rompecabezas lingüístico.
Me ha quedado claro. ¿Y qué me recomiendas?

Aquí tienes una lista de sitios en los que puedes encontrar varios libros bilingües:

  • Farkas Translations

    La mayoría de los libros son clásicos que muchos ya os habréis leído alguna vez, pero lo mejor de todo es que hay un montón de idiomas disponibles.

  • Grimmstories.com

    ¿Hansel y Gretel? ¿La Caperucita? ¿Blancanieves?. Todos estos libros típicos de la infancia se los debemos a los hermanos Grimm. En esta web podréis encontrarlos en varios idiomas.

  • Bilinguis

    Un sitio gratuito donde encontraréis varios libros traducidos del inglés hacia otros idiomas.

¿Y si no encuentro el libro que quiero?

A veces puede ocurrir que los libros que encontramos en los sitios que he mencionado no nos gustan. No os preocupéis, ya que siempre hay una solución. Como ya os conté en la primera entrada de “Como leer en otros idiomas”, también hay maneras de adquirir libros de segunda mano escritos en lenguas extranjeras.

¿Cuál es mi recomendación?

Pensad en un libro que os guste y que ya hayáis leído varias veces en vuestra lengua materna y buscad si existe una versión en el idioma que estéis aprendiendo. De esta manera, a pesar de no tener una traducción al lado, ya conocéis el libro y muchas cosas podréis intuirlas por contexto.

En mi caso, suelo optar por Harry Potter, ya que es una saga que me gusta y no utiliza un registro demasiado alto, así que es fácil de leer a pesar de que no tengamos un nivel avanzado.

Espero que os haya gustado la última entrada de esta serie dedicada a la lectura. ¡Nos leemos y buen aprendizaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *